martes, 27 de enero de 2009


A tí, que sólo me acogiste cuando vi la luz, por primera vez. A tí, que nunca me tuviste, como habitante de tu tierra en primavera. No fuiste tú el culpable de mi ausencia, fueron mas bien...los malos vientos, que exiliaron, mi vida de tu suelo, largo camino, aún no recorrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario