martes, 27 de enero de 2009


A tí, te cuento hoy éstas cosas, porque...tu sombra siempre dió consuelo a esa nostalgia que quedó grabada en mis ojos de niña y...en mi pecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario