domingo, 1 de febrero de 2009


¡Oh, lluvia silenciosa, que los árboles aman...eres sobre el piano, dulzura emocionante, dás al alma las mismas tinieblas y resonancias, que pones en el alma dormida del paisaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario