sábado, 28 de marzo de 2009

La Madrugá de la Esperanza de Triana

En un rincón de Sevilla al que todos llaman Triana, sale de la calle Pureza la mejor de las gitanas. Guapa porque lo eres, con nadie se te puede comparar, no hay otra virgen en el mundo con la hermosura de tu faz. Un nudo en la garganta me ahoga sin cesar, cuando asoman tus varales en la fría madrugá. Por Sevilla te desplazan con tu cara de dolor, pero trianeros te acompañan, llevándote en el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario