martes, 10 de marzo de 2009


Quisiera que esos atardeceres fueran eternos, pero mi espíritu ya de ellos se ausenta...y me cubre la noche con su manto negro, mientras la nostalgia del ocaso aumenta. Rubén Sada

No hay comentarios:

Publicar un comentario