viernes, 13 de marzo de 2009


Tu voz dulce y serena me calma, y me ofrece refugio y abrigo, va calando dentro de mi alma, Mi querido, mi viejo, mi amigo. Tu sonrisa franca me anima, tu consejo sabio me cria, abro el corazón y te digo, Mi querido, mi viejo, mi amigo. Yo, te he dicho casi todo y casi todo es poco frente a lo que siento....Mi querido, mi viejo, mi amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario