sábado, 11 de abril de 2009


¡Cómo abruma, Señor, tanto pecado en esa cruz que tu llevaste a cuestas! ¡Cúantas culpas y acciones deshonestas hirieron el dintel de tu costado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario