sábado, 11 de abril de 2009







Desclavan a tu hijo, presurosa te lanzas y lo abrazas, su rigidez helada, te conmueve, te haces llama. Se subleva el volcán de tu dulzura y el fuego por tus besos se derrama, apoyada tu frente en sus cabellos gimes la última nana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario