domingo, 19 de abril de 2009

Puertoroque


La mañana estaba apropiada para dar un paseito por la sierra, con un sol tibio y suave dándote en la cara, acompañado de un viento apacible; al subir la ladera, te inunda el paisaje...los amarillos de las escobas, blancas las flores de las jaras, el verdor de los pinos, con florecillas azules entremezcladas...una mezcla de olores que te llenan los pulmones, la tranquilidad que te acompaña en el camino, ni un sonido, solo el viento y el silencio.



2 comentarios:

  1. ¡¡Qué envidia!! Puerto Roque es un paraje al que he ido muchas veces cuando vivía en Valencia, un lujazo de paisaje y de lugar.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que sí es un lujazo. Poco a poco se va recuperándo después de la tragedia del incendio del 2003, para seguir paseándo y disfrutándo de sus paisajes. Un beso

    ResponderEliminar