domingo, 30 de agosto de 2009

Mirando al cielo


No quieres ser siempre azul y te ocultas entre nubes que como finas serpentinas ondulan en tu espacio. Guardas en ellas: el sol que nos ilumina, el perfume de flores que nos deleita y el plumaje de aves exóticas. Cuando sople el viento, pediré que transporte todo al lugar donde mis queridos me esperan con impaciencia. Y al regresar a nosotros las nubes con otra esencia, nos mostrarán otro sol, otro olor...otro plumaje....otras carencias.

1 comentario:

  1. Ya lo ves, Pilole, efectivamente preciso seguir psicoanalizándome, inserto comentarios donde no debo, sirva para éste, el que te he enviado anteriormente. Que desastre. Para mí todo esto es nuevo, nunca había participado en blog ni similar ¿Se nota? Tu prima Nívea.
    PD.- Te admito un castiguito por descuadrar tu blog el primer día de mi estreno. QUE DESASTRE.

    ResponderEliminar