lunes, 21 de diciembre de 2009

El día de la salud




La mañana del día 22 de Diciembre, día de la Lotería de Navidad, de hace unos cuantos o muchos años, me despertaba con la radio de mi padre y el sonsonete de los niños de San Ildefonso......."pesetas"...¡que bonito era ese día! lo esperábamos como agua de Mayo, pero el agua nunca llegaba y desde entonces seguimos creyendo en la suerte...por eso es el día de la Salud, cuando debería ser al contrario, primero Salud y despues el dinero, pues sin una no hay lo otro. Si los deseos se hacen realidad, yo desearia que la suerte cayera en todas aquellas personas que ahora mismo no tienen trabajo y su vida se arreglara; también si a los demás nos cae un pellizquito pues seguro que no nos vendría mal, en fín SUERTE para todos y que nos sigamos viendo o leyendo como en éste caso.

3 comentarios:

  1. Pili me alegro que hayas pasado ya "tu puesta a punto" igualmente os deseo toda clase de felcidades a ti y a los tuyos asi como un abrazo a Felix de Antonio, sigo visitando tu blog y disfrutando de ese estupendo trabajo y del cariño con que nos trasmites el dia a dia de nuestro pueblo,un beso.MCLago.

    ResponderEliminar
  2. Mari Carmen como me alegro encontrarte por aquí. Ya estoy mejor aunque todavía sigo mudita. Devuelvele el abrazo a Antonio de nuestra parte. Sigue visitándo el blog, me encanta que lo hagas. Feliz Navidad y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Somos muchos los enganchados a esa musiquilla. Mi madre ponía la radio y yo lo recuerdo como un día casi de fiesta. Nunca nos tocó nada... pero era encantador.

    Ahora con el trabajo es imposible seguir así el sorteo, pero este año me ha ocurrido una anécdota bonita que me trajo de golpe el recuerdo de aquellos años maravillosos.

    Daba citas por el Tf. con la rutina y las prisas de cada mañana, cuando en una de las llamadas me llegó la "cantinela" de los Niños de San Ildefonso, de fondo pero clarita... y me entró un cosquilleo por el estómago, y mi espíritu se sintió de fiesta jejeje Se lo dije a la señora y ella me contó que nunca veía el sorteo, pero que le pasaba lo mismo... necesitaba escuchar el soniquete... porque el día era diferente.

    Creo que nos pasa a muchos, y...es bonito.

    Besos... y perdón por enrollarme :)

    ResponderEliminar