domingo, 13 de diciembre de 2009

Un domingo cualquiera




Hoy quizás, haya sido el primer día de frio de éste cálido otoño y desde luego invitaba a quedarse en la cama entre las sábanas calentitas...pero ¡horror sonó el despertador! ¡un olvido de la noche anterior!...suenan las campanas de la Iglesia, tocan a misa y la imaginación vuela y la memoria me lleva atrás; la cantidad de misas que había durante la mañana del domingo y la Iglesia llena de feligreses ¡eran otros tiempos!; también recuerdo las figuras del Sacristán y los Monaguillos, con sus trajes rojos y con aquel "satuyé" (como le llamaba mi abuela) blanco, con puntillas en sus bajos y en las mangas...se ponian uno a cada lado del cura para ayudarle en la tarea de la misa, o pedían con los cestillos de mimbre para los pobres o necesitados, otra misión era la de tocar las campanas, anunciándo la misa...se colgaban de la cuerda amarrada al badajo de la campana y se columpiaban...¡se lo pasaban, bomba, en aquel campanario! yo nunca subí por tener miedo a las alturas, pero ya me habría encantado. No sé si los niños eran monaguillos de mutuo propio u obligados por sus padres, algunos eran modositos, pero otros eran...unos pillos de cuidado, aunque se lo pasaban bien y encima se sacaban alguna propina; ¡y digo yo, que porqué habré sacado yo ésta retahila de los monaguillos!...será la imaginación que juega éstas pasadas...

9 comentarios:

  1. Pilole, yo "entre" de monaguillo con 7 años por "vecindad eclesiastica con D Ole", y si, había muchos ratos buenos y algunos con aquella edad muy pesaos, y bueno alguna propinilla caía algun domingo.
    Felicidades y enhorabunea por tu blog.
    El comentario de la "traida" fue mio.

    ResponderEliminar
  2. Los domingos hacen recordar y reflexionar Pilole. Besos, que bonitos son los buenos recuerdos...

    ResponderEliminar
  3. QUERIDO PILOLE, EL TAÑER DE LA CAMPANA LLAMO A TUS RECUERDOS FELICES- DEJO ABRAZOS DE NAVIDAD PARA TI

    ResponderEliminar
  4. Pili, una vez más amenizándonos con tus ocurrencias.

    Ten por cierto que el día que nos fallas ¡te echamos de menos!.

    Besitos.

    Alguien...

    ResponderEliminar
  5. Me acuerdo perfectamente de D. Olegario, con aquella voz tán grave ¿recuerdas que empezaba hablando despacito y de pronto alzaba la voz y te pegaba unos sustos de muerte, como estuvieras distraida. Fué el que me casó y ¡fijate si me casó bien que todavia sigo! je, je, Un beso Frigo

    ResponderEliminar
  6. Son recuerdo bonitos y espero seguir teniéndolos. Un beso Chaconi

    ResponderEliminar
  7. Pues sí abuela, el sonido de las campanas me hicieron recordar ¡con que cosa mas simple afloran los recuerdos! un beso

    ResponderEliminar
  8. "Alguien", gracias por estar siempre ahí y echarme de menos cuando no digo nada. Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Pilole, si tienes curiosidad en saber quien era este "monaguillo", cuando te recuperes, que espero sea muy pronto, le preguntas al Sr. Felipe o señora, quien los invitó a café en la terraza del Tabú el dia de San Pedro.
    Un beso y hasta pronto,
    Frigo.

    ResponderEliminar