lunes, 11 de enero de 2010

Al calor...

Sentados frente al calor de esa chimenea, observando atentamente el parpadear de la lumbre, la imaginación se nos vá...vuela y nos lleva a recordar aquellas cartas interminables de amistad...o de amor...que escribíamos...cartas que recorrían kilómetros y kilómetros, hasta llegar a su destino...llenas de sueños, alegrías, esperanzas....ilusiones...pintábamos en un rincón algún dibujito realizado con cariño o simplemente llenábamos la carta de..."Te quieros"....


...¿porqué ya no escribimos esas cartas? se ha perdido esa costumbre o nos falta imaginación...¡con la emoción que nos producía...abrirlas...y leer lo que en ellas se contaba y después guardarlas con cariño...y al paso del tiempo volver a encontrar en nuestro baul de los recuerdos, esos sobres amarillentos por el paso del tiempo y releerlas de nuevo y recrearnos en años pasados como si el tiempo no hubiera pasado.

9 comentarios:

  1. ¡Cuanta razón tienes Pilole! Se ha perdido el encanto de la correspondencia y la salutación de Navidad y Año Nuevo con el envío de esas bellas postales que nos emocionaban tanto.
    Pero lamentablemente lo que se devora el tiempo ¿ quién podrá recuperarlo ?
    me temo que es otra cosa que quedará en el recuerdo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, cielo. Toda la razón. Antes, aunque solo fuera por Navidad una se ponía a escribir unas cuantas tarjetas para felicitar las fiestas, pero ahora ni eso... y yo me declaro culpable de este pecado.

    Puedes creerte que el otro día me puse a escribir una nota para acompañar un regalo que he enviado por correos y no me resultaba sencillo mantener la uniformidad en mi escritura? la falta de práctica, es evidente. Evidente y triste. Siempre me gustó escribir y recuerdo los largos dictados que hacíamos en el colegio...

    Gracias por tus visitas y tus comentarios en Pan y Varios, aunque no estén escritos a mano, los agradezco infinito, sobre todo viniendo de una paisana.

    Un abrazo y Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Bellos recuerdos Pilole. Bonitas sensaciones, y casi se puede oler a leña, sentir esa flama en la cara, notar entre las manos, ese aspero papel amarillento encontrado en alguna caja de galletas casi olvidada. Y de repente vuelves atrás, esos lejanos recuerdos se vuelven cercanos y los sentimientos vividos vuelven a florar. Besos

    ResponderEliminar
  4. Juliana me tenias preocupada, veo el blog parado y no sabía si pasaba alguna cosa, veo que no, que estás bien y me alegra que así sea. Todo queda en el recuerdo pero de vez en cuando hay que desempolvarlos y revivirlos. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Adi a mi me sucede lo mismo, creo que la falta de práctica de escritura nos pasa a todos, es lo que tiene el progreso, pero a mi me gustaba aquello de las cartas, la ilusión por abrirlas...Decirte que hice la receta de las cazuelitas de coliflor...¡riquisima! volveré a hacerlas. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hay que seguir soñando Chaconi en éste mundo de prisas y demás. Un beso

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay! cuántas cartas habré escrito, muchas desde Valencia de Alcántara a la familia, cuando recién casada llegué alli y contaba qué tal me iba.

    También hubo cartas de amor, y de felicitación, cartas que ahora ya no se escriben como antes. Pilole, a mi también me hacía mucha ilusión abrirlas y empezara leer como una loca.

    Casualmente, ahora, sin embargo, escribimos muchísimas más palabras, con esto de internet ¿a que sí?

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. la tecnología ha abierto caminos, y a muchos otros los ha mutilado... todo tiene su precio, supongo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Pilole, gracias por tu visita a mi blog. Con ella me has dado la oportunidad de conocer el tuyo, me ha gustado la foto de la chimenea y tu reflexión sobre la vida y los recuerdos. A mí también me fascina el fuego en el hogar, puedo psar horas mirándolo, hechizada por el baile de las llamas, y más aún cuando fuera nieva.

    Besos
    Narci

    ResponderEliminar