sábado, 2 de enero de 2010

Belen


No quiero estropear el espíritu de la Navidad, pero ante ésto ¿que hacer?...al menos denunciarlo... Como veis, ni el Belen se salva de la brutalidad del tonto de turno, porque no creo que sea obra de una persona normal. La imagen no tiene nitidez, está hecha con el móvil, pero se puede apreciar el hecho. Imagino que a las personas que hicieron el trabajo, en éste caso un grupo de amas de casa, no le hará ni pajorera gracia ver su labor por los suelos. Espero que lo vuelvan a colocar bien para que al menos los niños puedan disfrutar de las figuras del Belen.

1 comentario:

  1. Salvajes y ceporros hay en todas partes, por desgracia. Nunca estamos faltos de estos elementos.

    Ánimo a las personas que han trabajado en él, seguro que la sonrisa de los chiquitines les quitarán todas las penas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar