martes, 5 de enero de 2010

La, la...Ya vienen los Reyes...




Uno de los muchos recuerdos que se tienen de la infancia, están ligados al Día de los Reyes. Yo no olvido la ilusión tán grande con que se recibía en mi casa la llegada de los Reyes Magos. Mis padres se encargaban que aquel momento fuese mágico y tal cual lo recuerdo....primero escribiamos la carta pidíendo el oro y el moro ¡por pedir que no quede!...la noche antes, quedábamos un vasito de leche y un plato de galletas, para que sus majestades no se quedasen sin aliento con tanto trajín...los regalos los colocaban en los balcones y era una algarabía el levantarnos y ver lo que nos habían dejado. También recuerdo cuando íbamos a ver la Cabalgata...teniéndo cinco o seis años mi padre me subió al caballo (no me acuerdo si de Melchor, o Gaspar) y crei que me moria de miedo, veasé la cara de susto de la fotografía. Toda esa mágia la seguimos practicándo con nuestros hijos y no nos fué nada mál...disfrutaron como enanitos...aún recuerdo el primer ordenador que les regalamos...mientras ellos cenaban en el salón, nosotros les preparamos la sorpresa en otra habitación...¡el regalo estaba listo! les tapamos los ojos, los llevamos por el pasillo...abrimos la puerta y...¡OH SORPRESA! no os podeís imaginar la cara que se les quedó...mudos, sin articular palabra, ni por asomo se lo imaginaban...y esa sonrisa y esa cara de felicidad es el mejor regalo que los padres podemos tener. Sigamos con la mágia y seamos niños de nuevo.

2 comentarios:

  1. Querida Pilole:
    Vengo a desearte una feliz noche de Reyes y que nunca dejes de soñar...

    LOS REYES MAGOS

    ¿Quién dice que no existimos?
    ¿Quién dice que es falso todo?
    Somos más que Reyes Godos,
    somos los Reyes del mimo.

    A los sueños nos unimos
    en este bello periodo,
    luchando codo con codo
    con Santa Claus que es un timo.

    Quien en nosotros no crea
    no sabe que el sueño existe
    y esto es algo más que triste.

    Quien piense que Dulcinea
    no existió para el Quijote,
    no es un listo, es un zote.

    Melchor, Gaspar y Baltasar
    Terly
    .
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado éste poema, podíamos ponerle música y...¡un villancico!, eres genial, Terly como de costumbre. Seguiré soñando. Un beso fuerte

    ResponderEliminar