sábado, 3 de julio de 2010

Volando...




Me encanta el atardecer de las tardes de verano, tumbada en una hamaca...mirar el cielo, unas veces, claro y limpio de nubes y otras... esas nubes que parecen hechas de algodón...esponjosas...revolotean los pájaros frenéticamente, subiendo y bajando, pero sobre todo, me gusta observar a las cigueñas...como el viento mece sus alas y se dejan llevar dando vueltas...despacio, sin hacer ruido...en paz...libres...nunca mejor dicho "cómo un pájaro".

2 comentarios:

  1. Cómo echo de menos ese vuelo tranquilo de la cigüeña y escuchar el sonido del "gazpacho" cuando lo hacen en el nido.
    En la ciudad antigua de Cáceres, cuando aún vivía en ella, anidaban en los torreones y era un espectáculo maravilloso y de lo más romántico pasear por sus calles medio en penumbra escuchando ese "Clac... clac... cla...cla... que parecía no acabar nunca.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ese sonido, lo oigo cada mañana y tarde, tengo enfrente el convento, que tú bien conoces, dónde tienen 4 nidos...¡calcula! a mi me encanta observarlas. Un beso Terly

    ResponderEliminar