lunes, 30 de agosto de 2010

Feria


Cuando se celebra cualquier evento, a su termino se debe hacer una reflexión de cómo ha salido todo y en éste caso no iba a ser menos, me refiero al tema de la Feria...se oyen voces de todo tipo y a todos se debe escuchar, porque algo bueno se puede sacar. A mi las críticas me gustan que sean constructivas para poder solucionar los problemas, también me gustaria verlas de colores (como dice la canción del video abajo expuesto) pero ¡va a ser que no!. De entrada la situación del ferial, es nefasta...porque el sitio es pequeño y las atracciones cada vez mas grande (éste año habreis visto el barco tan descomunal, cortando una calle y pegados a las casas de los vecinos...la música, infernal, la suciedad de la calle impresionante; si nos vamos hacia el parque dónde están las casetas...¡apaga y vamonos!...el parque horroroso de orines, botellas, bolsas, todo ello del botellón que allí se forma durante seis días... la carretera a ambos lados llena de chavales, con vasos en la mano y cruzandola como si de un campo se tratara, ¡sin miedo, si pasan coches o no!...la música, igualmente de la caseta...altísima...no sé los decibelios que tendría, pero para volverse loco...así un día y otro hasta las siete de mañana ¡que se dice pronto!...y las gentes que viven en los alrededores, independientemente de que estemos en ferias, tienen que trabajar, madrugar y no hay quien pegue el ojo durante la noche. Ha habido personas de fuera que nos han comentado, que con lo bonito que es el pueblo, lo tenemos abandonado, a mi ésto me dá una pena horrorosa, porque Valencia nunca ha estado con ésta dejadez y siento verguenza ajena. Año tras año, cuando acaba la feria, todos comentamos en "petit comité" lo que nos nos gusta, pero nadie dá soluciones...ahora es el momento de la reflexión, de hablar, cuando aún tenemos frescas las imágenes de lo sucedido éstos días.

5 comentarios:

  1. ¡Que desastre, Pilole! comprendo tu decepción pero te digo que en el mundo entero ( por lo que veo) suceden estas cosas desagradasbles,cada vez Que hay un evento en la calle, pareciera que las perssonas han perdido toda noción de dignidad y pulgritud, sin pensar que dejarán el espacio que ocupan convertido en un basural.
    Y no culpemos a los chicos , porque generalmente los mayores son los que dan el mal ejemplo.
    Un beso: juliana

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Valencia!...Buenas tardes Pilole..Los Brincos vienen hacerme los honores al llegar a tu casa, querida amiga...Puedes imaginar lo que estoy sintiendo?..Cuantas veces hice que nos acompañaran en esas horas mágicas que me fueron ofrecidas allí en "nuestra" Valencia...Tambien me sobrecojen tus noticias sobre nuesta feria. quizás antes no fueran mejores , pero a mi me lo parecen, aún sin estar en esta que acaba de finiquitar, que la puedo imaginar por que el ambiente callejero es muy parejo en toda nuestra España maltratada por estas modernidades que autorizan todo lo más incómodo y perverso para acabar con el buen gusto y honorabilidad enseñada en la noche de los tiempos...!Que pena!...Todo renacerá?...Sabías que soy mayor que Juan Pardo solo cinco días?...Yo del Seis y el, del once de noviembre. que cosas?..Nada importante. pero con esta, tú sintonia vuelvo a la Playa, no para bañarme jajaja ni tampoco para trabajar, como siempre hice... ahora solo para soñar..Que resulta económico y sin polución alguna...muchos besos y recuerdos para todos nuestros amigos y conocidos, Pilole, amiga...Siempre tu amigo fernando naranjo...

    ResponderEliminar
  3. Si Juliana, dice un refran que "mal de muchos, consuelo de tontos"...pero así nos vá. Quizás tengas razón y seamos los mayores los que damos el mal ejemplo, no lo sé, peo de una manera u otra es una verdadera pena. Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡que ferias aquellas, las recuerdo con mucha nostalgia, porque como tú bien dices no seria mejores pero eran otra cosa, la prueba ahí la tienes, tú mismo las recuerdas con cariño y es porque vosotros conviviais con el pueblo, ahora viven gente muy extraña, en fin seguiremos soñando con los coches electricos y los caballitos de "Los naranjos". La música de los brincos a mi me encanta, también soñé mucho con ellos y me traen recuerdos de antaño. Bueno Fernando, no nos pondremos tristes, la vida ha de seguir y nosotros a su ritmo. Un beso

    ResponderEliminar