domingo, 15 de agosto de 2010

Oficios que el viento se llevó...

Si echamos la vista atrás, vemos cómo ciertos oficios, han pasado a mejor vida. Aunque era pequeña por aquellos entonces, recuerdo algunos y también algún nombre de propietarios. Los que aquí vivimos, recordamos la Carbonería del Sr. Daza, y a los que allí trabajaban, con sus manos y caras, negras como tizones y aquellos sacos a sus espaldas, cargando el carbón o el picón, que luego la gente compraba para los braseros....y los limpiabotas con su cajita de madera a cuestas, recorrian bares y casinos, en busca de clientes que quisieran limpiarse los zapatos...sacaban sus cremas y cepillos...y entre el zapato o bota y el pié ponían unas cartas de la baraja, para no manchar el calcetín y cuando terminaban de limpiarlos, ¡una maravilla...charol, parecían!....los Alabarderos...de éste recuerdo su nombre ...Domingo Loro...en su casa de la plaza de toros con aquellas albardas de colores en la puerta colgadas, aquello era pura artesanía, pues por entonces no tenian muchos medios que les facilitara la labor...recuerdo también al Sr José Ribeiriño que hacía cancillas de madera, aquel olor a madera, me encantaba...o los Herreros,me acuerdo la que tenía el abuelo de nuestro querido "Vitín"...los Afiladores con aquel artilugio, parecido a una bicicleta, con una rueda grande y creo una cajita, imagino que para guardar lo que le hiciera falta para su trabajo y tocando una flauta, que es la que anunciaba su presencia en las calles...o el Heladero, recorriendo las calles con carrito...¡Al rico...helado" gritaba, para vender su mercancia...y lo que me encantaba era ir al edificio dónde estaba entonces la Telefónica y ver aquella sala, con dos telefonistas, sentadas delante de aquella central con sus auriculares en las orejas, y en la mano unos claves largos y las clavijas que metían en unos agujeritos...¡buenos dias! ¿con quien quiere hablar? y el que estaba al otro lado de la linea le decía... con fulanita de tal... y te conectaban, hoy, contándolo así, parece una chorrada, pero mis amigas y yo nos pasábamos horas y horas, observando el proceso......éstos, son algunos de los que me acuerdo, ¡que puede hayan más!. Pero ya sólo los tenemos en el recuerdo...el progreso es el progreso.






2 comentarios:

  1. Querida Pilole!!! qué chaparrón ( otra que lluvia ) con tus recuerdos exactamente igual a los mios, porque por estas latitudes exsistian esos y otros como ser... el lechero repartiendo sus botellas puerta a puerta, el verdulero con una especie de bocina magnificando sus ofertas y el " marchante" que iba ofreciendo a domicilio y a pagar como pudieras, todo tipo de telas, medias. peines , hilos,etc...como una tienda de ramos generales.
    Recordar eso, te hace vivir dos veces la vida.
    ! GRACIAS !
    Un beso enorme: Juliana

    ResponderEliminar
  2. Como sigues JUliana ¿semi congelada? nosotros tenemos un respiro, esperemos seguir así.Es bonito recordar los oficios de antaño y ver cúantas cosas se han perdido, pero la vida continúa y hay que montarse en el carro para seguir el camino, no queda más remedio. Un abrazo

    ResponderEliminar