jueves, 23 de septiembre de 2010

Pintando el otoño


El otoño ha entrado en nuestras vidas una vez más y con él una naturaleza que despierta...que nos regala una preciosa mezcla de cálidos colores...los árboles se teñirán de un color dorado...el viento soplará sobre ellos y los desnudará y las hojas revolotearán y formarán una alfombra mágica sobre el suelo...la suave lluvia caerá...nosotros nos volveremos más sensibles y románticos, porque el otoño es así..apacible y un placer para los sentidos.








5 comentarios:

  1. Ya empieza la época mas bonita para mi, el verdor, el agua, las setas, las conservas... el calorcito en la mesa camilla. y prontito, LAS CASTAÑAS.
    Hay que disfrutar del otoño, es precioso cuando se empiece a ver el color amarillo de los chopos bajo Marvao, viniendo de Castelo da Vide...¡qué recuerdos!

    ResponderEliminar
  2. Me alegra ver, que aún recuerdas tu estancia en éstos parajes nuestros. El Otoño, es la época más bonita, al menos para mí, de la campiña. Pena que éste año la voy a disfrutar poco, por no decir nada, por no poder andar, pero en fin, no se puede hacer otra cosa. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Animo y palante, cuidate,los que mas viajan no son los que mejor tienen las piernas, sino los que mejor tienen la imaginación.
    Saludos. Casimiro Carrillo

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido y me alegro verte por mi rincón. Un beso para tí

    ResponderEliminar
  5. Otoño es tiempo de poetas y en Extremadura los tenemos que hacen cosas como estas, su blog se llama ASINA y es un maestro rapsoda del Cactuo, podeis leerlo y escucharlo. Sé que os gustará, el dia menos pensado lo teneis interpretando en Valencia.
    Estoy pensando lo del bodegon ¡eh!Saludos

    "Otoño"


    Cuando silba el viento hostil con su fiereza
    y gris perla en el cristal vierte su llanto,
    son mis ojos el espejo del encanto
    de un otoño que en añil se despereza.

    - ¡Tras las nubes! ¿No divisas su cabeza?
    - ¡Es el sol, a solas sufre su quebranto!
    Bajo un árbol, macerado se abre un manto
    de ocres hojas que han mudado su belleza.

    Y en mis manos, sobre un blanco pergamino,
    mi pincel desea hablar en tonos pardos;
    y dibuja entre susurros mi camino,
    añoranza de claveles y de cardos.
    - ¡Es nostálgico el dibujo!
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . -Es mi sino,

    y en mis sienes ya ha clavado níveos dardos.

    Javier Feijóo

    ResponderEliminar