jueves, 28 de octubre de 2010

Costumbres

Noviembre...otoño...frio...difuntos...santos...flores...castañas...castañeras...me viene a la memoria el recuerdo de las castañeras, que en el frio invierno se ponían en algún rincón, de alguna calle, con su caldero lleno de brasas para asar las castañas...arropadas y ateridas de frio, de tantas horas en la calle vendiendo el fruto, para sacar unas monedas que llevar a casa...pero ellas, alegres, dale que te pego, vueltas y más vueltas a las castañas, hasta que están asadas y luego meterlas en un cucurucho de papel...¡hummm que calentitas las manos¡...¡y el olor... que el viento llevaba hacia todos lados!...pero ésta costumbre ya pertenece al pasado, se perdió en el tiempo; otra costumbre de éstas fechas es visitar los cementerios, para poner flores y rezar por las almas de nuestros difuntos...ésta si que no se perderá por mucho tiempo que pase.


6 comentarios:

  1. ¿Habia castañeras en Valencia de Alcantara, Pilole?. Yo no recuerdo haberlas visto.

    En algunas ciudades españolas sigue habiendolas, por ejemplo en Madrid, donde tienen mucho negocio en esta epoca. Tambien las hay curiosamente en Murcia, donde el clima calido no hace muy proclive el consumir castañas asadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. CASIMIRO-GRABADOS dijo...
    Otoño es tiempo de poetas y en Extremadura los tenemos que hacen cosas como estas, su blog se llama ASINA y es un maestro rapsoda del Cactuo, podeis leerlo y escucharlo. Sé que os gustará, el dia menos pensado lo teneis interpretando en Valencia.
    Estoy pensando lo del bodegon ¡eh!Saludos
    Me encantan el otoño de la presentación, tengo algunas parecidas
    "Otoño"


    Cuando silba el viento hostil con su fiereza
    y gris perla en el cristal vierte su llanto,
    son mis ojos el espejo del encanto
    de un otoño que en añil se despereza.

    - ¡Tras las nubes! ¿No divisas su cabeza?
    - ¡Es el sol, a solas sufre su quebranto!
    Bajo un árbol, macerado se abre un manto
    de ocres hojas que han mudado su belleza.

    Y en mis manos, sobre un blanco pergamino,
    mi pincel desea hablar en tonos pardos;
    y dibuja entre susurros mi camino,
    añoranza de claveles y de cardos.
    - ¡Es nostálgico el dibujo!
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . -Es mi sino,

    y en mis sienes ya ha clavado níveos dardos.

    Javier Feijóo

    ResponderEliminar
  3. Pili que recuerdos me trae el otoño ..a lumbre a cuentos alrededor de esa lumbre ....
    Oye en Badajoz tambien se ponen las castañeras aún en algun de las calles principales ..
    Besos y ale a seguir con tus fotos que cada vez vas mejorando ...

    ResponderEliminar
  4. Sí, Fmanega, cuando yo era pequeña, recuerdo que en el paseo se ponia todos los años una señora bajita, con caldero (que no se si ese es su nombre) porque mi padre cuando veníamos de casa de mis abuelos, nos compraba un cucurucho y nos encantaba a mi hermana y a mi, poner las manos para calentarnoslas. besos

    ResponderEliminar
  5. Esta foto de cabecera, la saque el Domingo en Puertoroque. Conozco el blog de Javier, ASINA, doy una vuelta de vez en cuando.¡Ojala y lo veamos por Valencia, sería bien recibid!¡Bonitas palabras! Un beso Casimiro

    ResponderEliminar
  6. Marian, es que el otoño quizás sea la época más bonita y melancolica y dada a los recuerdos ¿no? al menos para mí. Y tú que sigas haciéndonos esas recetas tán riquísimas. Un beso

    ResponderEliminar