jueves, 2 de diciembre de 2010

La noche llora

Que sensación sentimos cuando paseamos en una noche lluviosa...la calle, sola, triste y nosotros sin ningún destino, sólo observamos unas gotas de agua cayendo y rebotando contra el suelo y otras entre los haces de luces de las farolas, brillando como pequeños brillantes y en esa soledad y silencio, nuestros sentidos se estimulan.


2 comentarios:

  1. Pilole querida, una noche serena de suave lluvia
    ( si no hace mucho frío), tiene su encanto y nos envuelve en la magia de sentirnos sumidos en una ensoñación de poesía no exsenta de un poquitín de melancolía, donde se agolpan recuerdos que surgen inesperados cargados de nostalgias de otros tiempos y otras noches lluviosas.
    A mí me encantan.
    Las fotos son preciosas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Bonitas palabras para una noche de lluvia; precisamente esa noche no hacia ni viento ni frio, se podía pasear. UN beso

    ResponderEliminar