viernes, 13 de mayo de 2011

La cereza

Yo tenía una cereza...colorada y madura...me quedaba sin ninguna, pues sólo tenía esa una. No sabía que hacer y mientras lo pensaba...unicamente, su rabillo, en mis dedos colgaba. Jesús Costoya








No hay comentarios:

Publicar un comentario