miércoles, 2 de noviembre de 2011

Monsanto

El domingo fué un día típicamente otoñal...el cielo nublado, aunque con una temperatura ideal, lo que no nos impidió dar un paseito por uno de los pueblos más típicos de Portugal...Monsanto. Una villa pequeña, escarpada en la montaña..... .. unas rocas de granito impresionantes, nos acompañan durante el trayecto y en su cumbre el Castillo. La subida es preciosa, en algunos tramos se asemeja a la calzada romana de Marvao y aunque la niebla, nos impedía ver la panorámica desde arriba, nos hicimos una idea que sería impresionante. Por sus piedras hay vestigios de pueblos, como los romanos, visigodos y arabes. Recorrer sus callejuelas, es volver al pasado cuando D.Alfonso Henriques, la conquistó a los moros y la donó a la orden de los Templarios. Entre tanta piedra, también encontramos una nota de color, como es el caso de ésta preciosa rosa humedecida por las pequeñas gotas de agua que la regaban. Aunque fotos hay muchas, os dejo algunas para que os hagais una idea del lugar.











10 comentarios:

  1. Bonita entrada, con muy buena explicación y preciosas fotos. No conozco el lugar, pero al ver esta maravilla, es como si ya hubiese estado. Enhorabuena. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Si en alguna ocasión tienes oportunidad de hacer una visita a éste sitio, hazlo, merece la pena. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pili, Bonitas fotos pero...¡me han sabido a poco!

    Gracias por compartirlas con todos los que te seguimos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que alegría verte por aquí, Alguien! No conoces Monsanto? pués deberías, te encantaría, es una villa, pequeña, pero con un encanto especial. Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Está pendiente como asignatura el visitarlo. Con alguien especial, tiene que ser precioso el ruido de los pasos entre las piedras. Contigo cerca, no se podría pedir más.
    Montsanto es un pueblo que cuando se descubre,(y hablo en fotografías solo) uno piensa si está en... ¿en qué siglo...? y te hace retroceder cientos de años... pero el ruido de las andaduras, siempre serán las mismas, me huele a SILENCIO.
    UN ABRAZO pilole, y muy bonito el OTOÑO.

    ResponderEliminar
  6. Pues tienes que aprobar esa asignatura y venir en un viajecito, que a tí te gustan las piedras ¿o no?...el pueblo, huele a pasado, a silencio, tranquilidad...a un montón de sensaciones. El otoño, es mi estación favorita. UN beso grande, Regatito.

    ResponderEliminar
  7. ¡QUÉ AÑORANZA! Aquel otoño del 2008, cuando te conoci y nos dimos un abrazo, como testigo el dolmen, donde comenzábamos nuestra primera ruta que luego fueron seguidas, hasta que tu rodilla nos frenó un poco, pero menos mal que el Otoño siempre nos llevará, al menos a mi, en el recuerdo del olor a tierra y a humo de chimeneas, a la primera Ruta, a la PITARAÑA. No tiene el encanto de Montsanto, pero tiene el calor de la gente que nos hicimos la foto frente a las poquitas y humildes casas de ese trocito portugués... Besos a todos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Que recuerdos los de aquél año y que bien lo pasamos La ruta de la Pitaraña, yo no la pude hacer por que fué el cumpleaños de mi madre, pero más tarde fuimos a tomar café a San Pedro. Las rutas, ya no son lo que eran, han cambiado, al menos para mí, ahora todo es andar y andar, nosotros parabamos a sacar una foto aquí y otra allí, o simplemente comernos una naranja debajo de algún árbol, en fín, esos recuerdos nos quedarán para siempre en la memoria. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Cuando vayamos a Monatsanto, nos llevamos unos bocatas y unas frutas y al lado de un cancho gigante, nos sentaremos cuando queramos unirnos a la historia de esa piedra y nos daremos la energia que nos sobra y ella, nos dirá como se reunieron tantas piedras unas al lado de las otras... como amigas.. hasta que aparecieron los humanos en forma de hormiguitas y se metieron entre sus rincones haciendo casitas...
    Lo nuestro no es la disciplina, por eso parábamos haciamos fotos, pises, risas en cantidad, sin prisas... para volver atrás no nos costaba nada, así, tranquilitas... ¡qué recuerdos!"El síndrome regatito" lo llamaba la morenita guapa. yo tengo el "SÍNDROME DE FORERAS" por eso nos queremos tanto, el cariño con el respeto que siemrpre nos hemos profesado y seguirá hasta el más allá... Nuestra frase:
    Nuestra frase: .. "y allá a lo lejos......MARVAO"...¡Qué bonito Pilole! Os quiero.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hombre, no es que no tuviésemos disciplina, aunque nos gustaba ir tranquilitas, mirando el paisaje, echando fotos, etc, etc en fin en una palabra Disfrutando, por que para hacer deporte yo lo hago diariamente en mi casa. Si tienes "sindrome de foreras"...ya sabes lo que hay que hacer, coger el coche y rumbo aaaaaaaaaa Un beso

    ResponderEliminar