miércoles, 7 de diciembre de 2011

¡Es tán largo el olvido!



El tiempo pasa y la edad no perdona, nos hacemos mayores sin darnos cuenta, se nos pasa la vida corriendo de un lado a otro...con prisas, sin poder disfrutar de cada momento, atendiendo a nuestras obligaciones...família, trabajo, hijos, nietos...y cuando estamos caducos..."caminito de Jerez", cómo se dice por aquí, a la residencia a terminar nuestros días en casa ajena y rodeados de personas anónimas, que nada tienen que ver con nosotros. Siempre que salgo de paseo, en mi camino, paso por el Asilo de ancianos y desde la calle se vé trás la cristalera a los ancianos, dónde pasan las últimas horas de la tarde con la mirada perdida o pensando quizás en sus hijos, en lo feliz que serían disfrutando de su família, de sus nietos y del resto que le quedara por vivir. Éstas cosas no las piensas cuando eres joven, pero cuando ves que pasa la vida, te vés en esa situación y no te gusta, aunque por otro lado entiendo que hoy por hoy, ese es el destino de la mayoría, por que nuestros "peques", que hoy son hombres no nos pueden o no quieren atender. Os dejo abajo un pequeño video que he hecho con un poema que Goyi ha escrito tán acertadamente sobre los últimos días de una persona en una residencia de ancianos; con éste poema ganó el primer premio de adultos del Certamen de poesias que organizaron las amas de casa, para el Otoño Cultural. Os recuerdo que para escuchar el video, debeis quitar el sonido a la música de fondo que está debajo de éste otro. Espero que os guste

6 comentarios:

  1. Me ha interesado mucho tu reflexión, hace unos días cumplí años y veo como me acerco al acabóse, aunque espero en la Vida Eterna, pero cuesta desprenderse de los tuyos. Espero no terminar tan tristemente como los que narras, tengo muchos hijos y nietos, pero quién sabe. Si no fuera por lo que Dios me ama, estaría triste todo el día.
    Un beso con cariño

    ResponderEliminar
  2. Preciosa y tierna entrada llena de sentimiento y buen corazón. Me ha encantado Pilole. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Vengo a devolver la visita que me has hecho.
    Cuanta razón tienes con lo que cuentas en este post.
    Porque no puedan o no quieran, ese va a ser nuestro destino. Nuestros hijos no van hacer lo mismo que nosotros.

    Aunque me extienda te voy a contar...
    Mi madre murió en Plasencia hace 12 días en su casa y en su cama... se me quedó dormida en mis brazos sin poder hacer nada por ella, en 10 días se nos fue... Mi padre hace 2 años que nos dejó...después de 12 largos años de lucha con el maldito Alzheimer. 11 lo tuvimos en casa y el último no tuvimos más remedio que llevarlo a una residencia. Yo era su tutora legal y ha sido el trago más amargo de mi vida.

    Hoy pensamos de otra manera. Creo que cuando no podamos estar en casa, seremos nosotros los buscaremos esa residencia.
    Tal como están las cosas nuestros hijos no pueden atendernos. Yo tengo dos,el mayor 36 años, se casa ahora el día 31, imaginate las ganasde boda que tengo, el pequeño 33. Trabajando ellos y ellas ... Tú crees que nos pueden atender.
    Espero no haberte aburrido con esta parrafada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Vive el día a día , Pilole. Lo que tenga que ser será y no hay que amargarse antes de tiempo. Ahora disfruta lo que puedas de lo que te da la vida.
    ¡MUAC!

    ResponderEliminar
  5. Muy hermoso este pasaje por la vejez Goyi.
    Después de trabajar en una residencia toda mi vida laboral, y al llegar a mi jubilación, esos momentos que describe Goyi, nos vienen a la cabeza a menudo. Solo quiero decirte Goyi, que la vejez será un poco como la hayamos ido formando dia a dia cada dia. Lo mas importante que tenemos es el vivir el "ahora mismo", y hacer lo que suelo hacer yo desde hace muchos años "crear bellos reuerdos para cuando solo te queden los recuerdos..."
    Pilole, gracias por poner en tu divino blog, el poema de Goyi. Se ve que el corazón lo tiene grande, dulce y limpio.

    Un abrazo Pilole, te quiero.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por vuestros comentarios y tengo que darte la razón, Pedro ¡a vivir que son dos días! dejemonos de tristezas y disfrutemos de éstos bonitos días de Navidad. Un beso para todos.

    ResponderEliminar