martes, 27 de marzo de 2012

Locuras de la vida

Desde luego o el mundo se ha vuelto loco y nos ha contagiado por que de verdad suceden cosas que son inesperadas e increibles y si no, mirad el caso de ese austriaco que estando tranquilamente en su casa...¡toc, toc!...llaman a la puerta y ¡una citación de la oficina de empleo!...él, ni corto ni perezoso, se va al sotano de su casa, coge una sierra electrica, que sólo de nombrar ya impone...y ¡zás!...a sangre fría se corta el hombre el pié...¡que pensaría él!...va a trabajar Rita, vamos Rita o Pepita o el que quiera, pero desde luego yo no...y lo consiguió...¡que no queria trabajar más!...pero sí hay que estar un poquito tonto, por no decir otra cosa, lo lógico es que se hubiera llevado el teléfono a su vera, por aquello de que se imaginaría, se iba a desangrar, con lo cúal cuando llegaron los servicios médicos, estaba el pobre hombre, más "pá allá, que pá aca! y tuvieron que inducirle un coma...vamos que no quería trabajar y a pique se muere...¡lo que hay que ver!

5 comentarios:

  1. Un poco drastica la decisión de éste hombre ¿no?. Enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  2. UNos deseando trabajar y otros haciendo lo indecible para no hacerlo, así está el mundo. Un saludo y bonito blog

    ResponderEliminar
  3. Los dos teneis razón, por que no está el trabajo como para desaprovecharlo, pero en fin, cómo se suele decir, "cada uno es cada uno" Gracias por vuestra visita. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hay que estar "majara" para no querer trabajar, hay gente "pa to", con la que esta cayendo.Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. El mundo está hecho de contradicciones. Un beso

    ResponderEliminar