jueves, 20 de septiembre de 2012

Con las manos en la masa

Cambio de tercio y hoy le toca a la cocina o mejor dicho a las curiosidades de la cocina. Nosotros de toda la vida de Dios le hemos llamado a la tortilla... "francesa"...pues no señor no es así, porque no es francesa sino española y os diré por qué. Resulta que en la Guerra de la Independencia, los alimentos escaseaban, no había patatas con lo cual había que hacerlas sólo con huevos y os podeis imaginar cómo quedaban..."flacas y escurrias" que diríamos por aquí y por eso se le llamaba francesa, porque era una señal de desprecio hacia los franchutes...por tanto la "Tortilla Cartuja" que para eso la inventaron unos frailes en el Monasterio de los cartujos en Sevilla...¡O sea sé qué"...como dirian los galos...¡RIAN de RIAN!

7 comentarios:

  1. !Pili,siempre me sorprendes y siempre aprendo algo de tus relatos¡..de verdad no lo sabia,buenas tardes guapa.

    ResponderEliminar
  2. Dicen que nunca te acostarás sin aprender alguna cosa nueva, Mercedes ¡que riquisima la tortilla cartuja! ya quisieran los franceses.

    ResponderEliminar
  3. Pues me ha encantado ese cambio de tercio Pili, vaya pinta la tortilla de papas. Se merece un OLÉ. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Hay que tocar todos los palillos, aunque sea culinario. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Precioso cuadro de OTOÑO, mi estación favorita, donde las reservaspara el invierno, se amontonan en las alacenas, esas mermeladas, los membrillos, las reservas de la vida.
    Disfruta Pilole, el otoño, acógelo con esea esperanza que se nos abre para renacer luego en la 2º estacion mas bonita... La Primavera.

    ¡Quien viera el otoño de nuevo en Valencia de Alcántara, esos árboles de colores,caminantes pisando las hojas otoñales...ese sonido...las setas, mis queridas setas que encontré en esa tierra... ¡¡Bendito sea el otoño, y que os traiga agua y nieve, que se llenen el suelo de vida...!

    Quien pudiera suspirar contemplando los chopos amarillo bajo Marvao, desde su camino a Castelo... esa imagen... Fotografìalo, es único.

    Has elegido un fondo muy apropiado, fino, como tú, preciosa Pilole. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Regatito, tú siempre tan amable. El otoño, también es mi estación favotita. Gracias a Dios ha llovido un poquito, pero hace falta muchísima más para que todo vuelva a relucir. Puertoroque se pone precioso con esos colores. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar