lunes, 26 de agosto de 2013

Buenísima tarde de toros...

La 7 en punto de una calurosa tarde de Agosto, un mano a mano entre dos novilleros. La plaza a la espectativa...el tendido a rebosar, los capotes a la espera...la puerta de cuadrillas se abre, los toreros se saludan y la música suena al compás del paseíllo...cada cual con sus pensamientos...uno, serio, pensativo, sabiendo la responsabilidad que tiene entre las manos...el otro, sonriente, ilusionado, y seguro que también con el gusanillo en el cuerpo...la presidencia atenta al albero...templan capotes, la puerta de toriles se abre, comienza la lidia, cuatro novillos por delante...¡Que Dios reparta suerte!...la tarde transcurre entre vítores y aplausos de un público entregado...el tendido se llena de pañuelos blancos reclamando los trofeos para éstos dos grandisimos novilleros...la tarde memorable...salida a hombros y ellos se funden en un abrazo de amigos,...que nunca dejen de serlo, aunque entre ellos existe la lógica rivalidad de la profesión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario