domingo, 21 de junio de 2015

Tierra

Cuando la sangre de tus venas retorne al mar y el polvo de tus huesos vuelva al suelo, quizás recuerdes que ésta tierra, no te pertenece sino que tú perteneces a ésta tierra. Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario