martes, 22 de septiembre de 2015

Vendimia

¡Venid vendimiadores!...estrujádme ésta voz de eternidad y fiebre...de silencio y clamor.                   Tengo el alma dispuesta, vendimiadores, voy llenándome los ojos de pámpanos con sol.               Venid, ángeles míos, que todo madura dentro de mí y me pesa la luz del corazón.                                            ¡A la flor de la uva, a la flor que en el mar de mi sangre, voy sintiendo el amor! Francisco Garfiac

No hay comentarios:

Publicar un comentario