jueves, 7 de julio de 2016

Mi padre

Dice una canción "Algo se muere en el alma cuando un amigo se va"...en éste caso, un padre, el mio. El día 29 nos dejó, hace apenas unos días y tras él, muchos recuerdos, muchas vivencias para evocar, que se quedan en nuestra intimidad. No llevamos luto, no...porque no se ha ido, permanece a nuestro lado, en nuestro corazón y nos acompañará en el camino ahora y siempre. Así, con su sombrero, es como la gente lo recuerda y tenemos una gran satisfacción porque todas las personas que lo conocía o lo han tratado, coinciden en que era una gran persona, prudente, cariñosa, educado, sonriente, afable y no se cuantos calificativos mas y todos buenos, es por ello que damos las gracias a todas ellas por sus palabras y cariño.Especialmente a la Residencia de San Antonio, a la madre Rosario y la hermana Alicia, en las cuales, encontramos el apoyo en aquellos primeros momentos del ingreso, momentos duros y a lo largo de todos éstos meses. ¡Y, como no, a esas cuidadoras, auxiliares, enfermeras de todos los turnos, agradecerles el cariño, el agrado, la paciencia y mas con el que lo han cuidado hasta su último momento y el que le siguen ofreciendo a mi madre, por eso Muchas, Muchas gracias. Y...la vida sigue...el vacio que nos ha dejado en el alma, lo llenamos de recuerdos vividos junto a él. Un beso papá. Te quiero y te querré siempre

4 comentarios:

  1. Nadie mejor que una hija para definir a un padre y tú Pilole lo has bordado , porque así era tu padre, para los que le conocimos.Siempre amable, atento correcto, todo un caballero.Mi mas sincero pésame por tan irreparable perdida.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, así era él. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Marisa, te agradezco tus palabras. Un beso

    ResponderEliminar